Historia de la rockola

Pasado, presente y futuro de la rockola




La historia de la rockola en Colombia

A Colombia se importaron rockolas norteamericanas y fueron usadas durante mucho tiempo. Pero no todos los que querían una rockola estaban dispuestos a pagar por las costosas maquinas wurlitzer, Rowe o rock-ola.
Al paso de los años surgieron iniciativas propias de aprovechar la tecnología del momento que se podía comprar en el país, para adaptarla a un reproductor musical público. De esta forma algunos vieron la posibilidad de hacer rockolas con una tecnología mas barata y fácil de conseguir.
La historia de la rockola en nuestro país es propia y particular. Ésta se remonta a Bogotá en el año de 1997. Donde tres personas en diferentes lugares, cada uno desconociendo las investigaciones de los otros, crearon los primeros prototipos de lo que después serían las Rockolas Criollas.



Uno de estos desarrollos comenzó en Suba, Una Localidad de Bogotá. El señor Joaquín Díaz usó partes de un computador personal: una tarjeta board, una memoria ram, un procesador. Todo esto sumado a un amplificador, un monedero, un disco duro y un Mouse llamado easyball, que se usó para seleccionar las canciones del repertorio mostrado en la pantalla del computador. Todo esto dentro de un mueble hecho en aglomerado. Se usó un programa llamado “Director” para crear el programa reproductor de música. Esta primera rockola se instaló en un negocio frente a la clínica Juan N. Corpas. Ésta máquina tenía la particularidad de proyectar únicamente dos videos: “cryan” del grupo Aero Smith, y hotel California versión acústica. Además con 200 temas musicales en formato wav.

El otro prototipo de la  rockola se encontró en el municipio de Chia, en un bar llamado “bar las acacias” pero que los habitantes del lugar conocían con el nombre de “mil puñaladas”. Sitio frecuentado por campesinos de la zona. Este prototipo tenía un mueble bastante rústico, un teclado alfanumérico para seleccionar las canciones que estaban montadas en un programa elaborado en el lenguaje de programación “visual Basic”. En la pantalla de esta rockola decía “Fernando Silva, las mejores rockolas digitales”. Para los humildes campesinos seleccionar una canción en esta rockola era  algo sumamente complicado. Así que se optaba por que la señora que administraba el local seleccionara las canciones.
El otro antecedente de la rockola se encontró en las paginas amarillas. Era una empresa  llamada “About electronic” tenía un aviso que decía: “rockola que no necesita CDs”. Dicha empresa estaba registrada en la Cámara de Comercio como una empresa de detectores electrónicos.
Al llamar y preguntar por las rockolas, daban una dirección en un prostíbulo llamado “casa Show” donde estaba dicha máquina. Tenía un mueble más elaborado que las otras rockolas, y utilizaba botones de máquina de juegos con las señales adelante, atrás, arriba, abajo y Enter. Con la deficiencia de usar el complicado “Visual Basic”, para ese entonces éste lenguaje de programación tenía problemas con  aplicaciones multimedia.

Inmediatamente salen estas primeras rockolas el señor Juan Felipe Téllez desarrolla un programa que es instalado a manera de prueba en la rockola del bar Casa Rosada, Para luego convertirse en Vrockola, uno de los programas mas famosos en todos los países de habla hispana.
hoy en día su creador ha cerrado la página oficial y no continuó con éste desarrollo. En la red se consigue en páginas no oficiales, hasta la versión del año 2006.

En 1999 aparece el señor David Rosas, un profesor de danzas y apasionado por los sistemas, quien a partir del desarrollo hecho por Joaquín Díaz, aporta grandes mejoras a la Rockola criolla. Entre el año 2000 y 2006 el programa fue utilizado en el 80% de las rockolas debido su gran estabilidad y funcionalidad, pero el excesivo costo de su licencia llevó a que la gente buscara otras opciones con mejores prestaciones y bajo costo. Por ejemplo: JSRockola, central rockola, Vrockolao los programas SK jukebox y MFRockola, que son de licencia gratuita.

Al comienzo la comercialización de la Rockola Criolla, no fue un asunto  fácil, muchas personas que la solicitaban, tenían en el imaginario la Wurlitzer y se les hacía extraño que les ofrecieran un rústico mueble con un computador adentro. Pero cuando se pudo presentar el primer video musical, y a esto sumado su bajo precio, se logra su comercialización masiva, dándole el nombre de Videorockola. Ya no sólo se elegía una canción; si no que también se observaba su video. De la misma forma en que los norteamericanos lo habían intentado en los años 40s con el Disco Láser, intento que en esa ocasión fracasó.

José nos habla de la rockola (Cota – Cundinamarca – Colombia)

Con la popularidad del formato de compresión de audio mp3 y el formato mpg para los videos y la mayor capacidad de almacenamiento de los discos duros actuales, hacen que las rockolas de hoy en día tengan una gran capacidad de almacenar canciones y videos.

A finales de los años 90s, conseguir videos no era una tarea fácil, ya que el DVD aún no era tan comercial como hoy. Tampoco existía youtube. Era necesario digitalizar los videos a partir de un VHS, utilizando una tarjeta capturadora de video. Ésto era bastante engorroso.



La videorockola como fenómeno social

En Bogotá, Suba, en el barrio Tuna Alta, el fenómeno de las videorockola llevó a que casi todo el barrio viviera de ellas. La necesidad de mejorar la calidad de vida de las personas llevó a que muchos dejaran sus oficios y talentos, para dedicarse a ensamblar videorockolas criollas.

Hoy las videorockolas son un éxito comercial en el país. Muchos son los que pasan horas tomándose unos tragos al lado de estas máquinas, con la posibilidad de escuchar la canción de su gusto.
Además, son muchas las familias que han encontrado en la videorockola una forma de sustento. Carpinteros, albañiles, profesores, Artistas, comerciantes, pintores, electricistas, desempleados, niñeras, electrónicos, empleados del gobierno, estilistas, tenderos, ex militares, músicos, vidrieros, cerrajeros, mecánicos, celadores y vendedores ambulantes, entre otros ya sea como propietarios o como fabricantes.

La fabricación de las primeras Videorockolas criollas costaban en promedio unos 4 millones de pesos. Es decir, dos mil dólares aproximadamente. Al entrar al mercado nuevas tecnologías, se pudieron comprar componentes más baratos y terminaron costando algo más del millón de pesos.
La Videorockola fue una bendición y alternativa de trabajo para muchas familias humildes. Su éxito comercial fue tal, que llegó a dar tanto dinero, que según datos; de dueños de rockolas, personas que les hacían mantenimiento y recolección, sus ganancias netas eran de un millón de pesos mensuales aproximadamente. (500 dólares) en el año 1999. Para entonces, la videorockola se pagaba a sí misma en menos de cuatro meses.

Documental de las rockolas

La Música es de todos y para todos Es la premisa con la que se inició: en el año 1997, el desarrollo de la Videorockola criolla en Colombia. Este Documento audiovisual pretende dar a conocer las bases de un conflicto de alcance mundial. Éste se genera a partir de los adelantos tecnológicos, sumados a la creatividad humana, más la necesidad lúdica y de ocio que representa la música para nuestros pueblos.

Leave a Reply